Ser dueño de una marca exige por default tener una página de internet como un punto de contacto con la audiencia. La palabra clave aquí, es experiencia. El chiste es ser: diferentes, innovadores y creativos para ofrecer al visitante algo diferente; a esto le llamamos: CRO (Conversion Rate Optimization).

En palabras más salsas: CRO es convertir clientes sin gastar lana, pero eso sí: invertirle al ingenio.

SEM es pagar (a lo güey) para generar tráfico. Muchos creen que el impacto es consecuencia del número de visitas que genera su sitio, pero esto es sólo un componente de éxito. Hacer que la gente acceda a tu página es importante, pero si el 98% de esas personas entran y no interactúan, o no se inscriben para generar data base o cualquiera que sea tu objetivo de conversión, estás desaprovechando tu página.

El mero reto:

El objetivo principal es: aumentar el número de conversiones, ¿cómo? Basándonos en la comprensión de los visitantes y de sus procesos de pensamiento; incluir un Factor WOW que haga memorable la experiencia para generar interés.

Acá les tenemos un ejemplazo. Este bar secreto en San Francisco “Wilson & Wilson” (http://www.thewilsonbar.com), se las ingenió para que cuando un cliente haga una reservación, se genere una contraseña secreta; la cual se tiene que dar en la puerta para poder entrar. Toda una experiencia que comienza mucho antes de llegar al lugar.

Los meros tips:

  1. Échenle un ojo a la competencia…
  2. Menos es más.
  3. “Where someone’s mouse moves, their eyes move, too”.

 

Si quieren saber más acerca de CRO, acá les dejamos este link:

 

http://creativethirst.com/blog/what-is-conversion-rate-optimization/

http://www.evergage.com/blog/9-uncommon-conversion-rate-optimization-tips-you-can-use-today/