Se enfocan en evolucionar la experiencia de los consumidores; poseen 20 proyectos y están por expandir el negocio a EU.

Desde hace dos años, Rodrigo Vargas Mier y Terán inició su empresa de consultoría estratégica llamada Mero Mole. En meses, logró capitalizar una oportunidad en el mercado por ser la única organización especializada 100% en consultoría, arquitectura, branding y comercialización para la industria de alimentos y bebidas en México.

“Mero Mole surgió después de años de haber trabajado en la industria. Eduardo Méndez, mi socio, también estuvo en el sector restaurantero de Australia y detectamos que los restaurantes abren muchas veces sin un servicio profesional, es decir, inauguran muy al sentimiento”, resalta el hijo del empresario Joaquín Vargas, presidente de  MVS y CMR.

Rodrigo Vargas Mier y Terán Fundador de Mero Mole (LUCÍA GODÍNEZ. El UNIVERSAL)

Rodrigo Vargas Mier y Terán Fundador de Mero Mole (LUCÍA GODÍNEZ. El UNIVERSAL)

Al detectar la necesidad en el mercado, Rodrigo y Eduardo desarrollaron una metodología para interconectar la estrategia, arquitectura, operaciones y el área comercial de sus futuros clientes. Tras años de análisis, su labor se materializó en una plataforma tecnológica bautizada como el Chalán.

“El Chalán es una plataforma digital donde medimos más de 600 variables que impactan directamente en la experiencia del consumidor y estos indicadores están distribuidos en diferentes áreas. Entonces para restaurantes existentes llenamos la plataforma, evaluamos las variables y arroja un resultado para diagnosticar al negocio”, explica Rodrigo Vargas.

Para los restaurantes que todavía no existen, recalca el empresario, usamos a el Chalán como una lista de revisión o check list.

“Con eso aseguramos que la metodología de Mero Mole sea coherente y sustentable, nuestro círculo virtuoso consiste en primero consolidar la experiencia del consumidor. Una vez que los clientes estén felices, regresarán y seguirán consumiendo, entonces generamos mayor venta y rentabilidad”, comenta Rodrigo.

En 2014, Mero Mole inició operaciones en la Ciudad de México con una inversión inicial de 50 mil pesos. Su negocio principal (core business) ha sido evolucionar la experiencia del consumidor para lograr mayor rentabilidad en los centros de consumo.

“En la industria muchas personas lo primero que quieren es llenarse los bolsillos de dinero, pero este negocio se trata de hacer a los consumidores felices para después obtener ganancias. El cliente no necesariamente busca productos caros, a veces son cosas básicas como un buen servicio, aunque la comida siempre debe de ser buena”, asevera Vargas Mier y Terán.

Facturar 12 millones de pesos

Actualmente Mero Mole tiene la meta de facturar 12 millones de pesos en 2016, equivalente a un crecimiento de 71% en comparación con 2015. Sus márgenes de utilidad rondan 22% y su objetivo está en continuar su labor con clientes de la talla de Toks, El Fogoncito, Grupo Presidente, CMR, Taco Holding y Nexxus Capital, entre otros.

“Los márgenes de la industria de servicios van de 30% a 50%, una media sería 40%; sin embargo, nuestros márgenes de 2015 fueron de 22% y todas las utilidades se han reinvertido, creo que esa será la tendencia durante uno o dos años más porque estamos creciendo”, detalla el fundador de Mero Mole.

Aunque Rodrigo Vargas forma parte de la familia dueña de Corporacion Mexicana de Restaurantes (CMR), operadora de Wings, Fonda Mexicana, The Capital Grille, Chili´s y Red Lobster, entre otros, afirma que nunca ha existido conflicto de interés debido al profesionalismo de su organización.

“Firmamos contratos de confidencialidad y por ese lado no ha habido ningún problema”, dice.

Fuera del país, Mero Mole está en pláticas por iniciar proyectos en Estados Unidos, donde la industria genera una mayor demanda de consultoría por su nivel de profesionalización y los márgenes de rentabilidad son beneficiados por el tipo de cambio, lo que representaría un crecimiento para la empresa.

“El foco no solamente está en México sino también en Estados Unidos, donde actualmente estamos buscando cuatro proyectos para food hall en Miami, San Antonio y Los Ángeles. Estamos en la fase de pitch, si cerramos cualquiera de esos tres lo debemos de hacer este año para empezar a trabajar en enero de 2017”, resalta.

Con 20 proyectos en su portafolio actual y un ticket promedio de 600 mil pesos por cliente, Mero mole quiere seguir con mayor presencia dentro de las principales cadenas del sector restaurantero en México, aunque por ahora 50% de sus clientes son pequeñas y medianas empresas.

México tiene cerca de 515 mil establecimientos dedicados a la preparación de alimentos y bebidas, que generan ventas superiores a los 200 mil millones de pesos, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Su Mero Mole quiere la enchilada completa.

Échenle un ojo a la nota original:http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cartera/emprendedor/2016/05/16/mero-mole-da-rentabilidad-la-industria-restaurantera