Mero Mole, experiencia del consumidor, experiencias, target market, calidad, espacios de convivencia, foodieLos restaurantes, changarros, negocios, tienditas y cualquier tipo de establecimiento ya no se bastan con ofrecer productos fregones o una buena comida: los foodies de todas partes ahora piden experiencias inolvidables, ¿por qué?

La clase media cada vez crece más, el mexicano promedio ya no se contenta con ponerse un tracksuit y pasar todo el día en el supermercado. Ahora hay más demanda por productos de calidad y experiencias sofisticadas. Los espacios de vivienda se hacen más chicos y el ansia por entretenimiento mucho más grande.

Además, las familias son más chicas; ya no existen esas meriendas donde la abuelita y las 40 tías traían cacerolas y guisados. En nuestros días la clase trabajadora se dispersa en centros comerciales, busca conocer, sorprenderse y sacarle provecho a ese gran incremento en el gasto de entretenimiento.

Ya no es suficiente una panza llena para un corazón contento. El consumidor quiere espacios de convivencia; no quiere llegar a comer, quiere un recuerdo que empiece antes de llegar y que no termine nunca. Mero Mole, experiencia del consumidor, experiencias, target market, calidad, espacios de convivencia, foodie

Las vidas ocupadas, los horarios de trabajo complicados, la prisa, los espacios reducidos, la tecnología y un mundo que avanza a toda velocidad, hacen que el consumidor no exija sólo pan, sino también circo.

Sabemos que el mundo no busca sólo una explosión de sabores, es importante explotar las imágenes, el ambiente, el sonido y el concepto de un lugar, a esto es a lo que llamamos una experiencia completa. Quienes no comprendan la importancia de cada uno de estos elementos y su coexistencia, estarán destinados al fracaso. En Mero Mole somos un equipo con sazón, ingenio y mucha actitud; un equipo que sabe descubrir los gustos, antojos y necesidades de todo foodie mexicano que va por la calle buscando sólo lo mejor. Nuestro mero mole es crear experiencias únicas, y si bien es lo más complicado, también es lo más divertido.

Por: Los Meros Meros.