A todos nos ha pasado comprar orgullosísimos una televisión LED última generación y cuando apenas la estábamos desempacando, acababa de salir la full HD con 2 megapíxeles. Uno ya no sabe si angustiarse o alegrarse, si reír o llorar, porque a veces los cambios son tan rápidos y el mundo va tan adelantado que nos sentimos sofocados. Lo mismo pasa con la industria de alimentos y bebidas (A&B). Los foodies ya están acostumbrados a ir a miles de revoluciones por hora, y no titubean cuando se trata de probar nuevas cosas para entretenerse. ¿Cómo podemos sobrepasar sus expectativas? Una forma muy atinada es con ayuda de la tecnología.

En México, la industria de A&B es importantísima. Es una de las industrias que genera mayor empleo, aporta 1.4% del PIB nacional y 1.3% del PIB turístico. Y aún así, está atrasadísima cuando se trata de tecnología. En esta industria a permeado el efecto ”más vale malo conocido que bueno por conocer”. Y la cultura popular todavía tiende a pensar que ofreciendo productos de calidad es suficiente para sobrevivir. Pero la realidad es que la tendencia tecnológica viene con todo y hay que entrarle como los meros meros. La tecnología es una herramienta que permite transformar experiencias, crecerlas, alargarlas, hacerlas personalizadas, únicas y mucho más.

Ahora, ¿cómo exprimirle todo el jugo? No se imaginen que les hablamos de llenar sus establecimientos de pantallas planas y luces psicodélicas. Más bien piensen en la tecnología como una caja de herramientas, donde cada herramienta sirve para mejorar o arreglar algún problema y hacernos la vida más fácil. Incluir tecnología agiliza la operación, que se transmite en mejores experiencias para los foodies. Desde un sistema eficiente de reservaciones que identifique las necesidades particulares de los clientes; o aplicaciones que permiten mandarle la orden directo al chef, hasta cuchillos que detectan si los alimentos se encuentran en su punto. Hay cualquier cantidad de formas de sacarle provecho a la tecnología, sólo hay que saber a qué árbol arrimarse.

En Mero Mole conocemos todas las tendencias de tecnología y un poco más. Estamos seguros que la combinación perfecta para el éxito está en la mezcla del know how del capital humano con herramientas tecnológicas que hacen a los establecimientos unas máquinas de creación de experiencias. Los foodies son exigentes y cada día la cosa se pone más pesada y cuando se trata de tecnología no hay que preocuparse, hay que ocuparse, y qué mejor que dejar que se ocupen los más salsa.

Por: Los Meros Meros.