Aunque a todos nos gusta comer y nos ha gustado comer desde que los hombres iban cazando a los mamuts con lanzas, la industria de alimentos y bebidas es todo menos predecible. La comida es algo común a todas las personas, pero los gustos cambian, el acceso a información crece, la competencia se acelera, los estilos de vida se transforman y las sociedades se van construyendo de distintas maneras. Esto hace que el comportamiento de los restaurantes se tenga que adecuar a las necesidades incesantemente cambiantes de los foodies. Como nos gusta tenerlos siempre al tanto de todo, les dejamos algunos datos duros del último año, en esto andan nuestros consumidores últimamente.

Por: Los Meros Meros.