Como restauranteros, hay momentos en los que le tenemos que quitar “el corazón” de la toma de decisiones, especialmente en la selección del menú. Un menú estratégicamente planeado y bien ejecutado puede tener efectos positivos en la utilidad del negocio de hasta 15%. El problema es que sólo 40% de los restauranteros piensan en este tema, y peor aún, sólo menos del 10% lo hace realmente bien.

Lo primero que debemos hacer es alinear el menú al concepto… por ejemplo: ¿Eres un casual o fine casual? ¿Cuál es tu ticket time ideal? ¿Cuál es tu estrategia de venta sugestiva? ¿Programaste el POS de acuerdo al ciclo de servicio? …entre muchas otras.

Además de su relación directa con el concepto, te preparamos una lista de cosas que se ven afectadas por tu selección del menú:

  • Almacén y merma: tu almacén tiene un espacio limitado, así que quieres tener un número chico de insumos. Los insumos que nunca se usan, no sólo acaban atrayendo ratas, acaban representando una pérdida importante.
  • Real Estate de Menú: la estructura y el espacio donde sitúas cada plato en la carta.
  • Naming de platillos y categorías: parte fundamental para que se le haga agua la boca a cada consumidor.
  • Espacio de cocina: equipos que vas a necesitar y el orden en que se van a preparar los platillos, entre muchos otros.

La verdad tenemos más de diez puntos, pero pues sólo les estamos enseñando algo de pierna para que nos contraten, no nos podemos quitar toda la ropa.

Menufoto2

En resumidas cuentas, el menú es la llave maestra de un restaurante exitoso y es un arma secreta que muy pocos utilizan a su favor. La música, la cocina, los uniformes, las sillas, la temperatura y todos lo que conforma la experiencia del consumidor, tienen que estar en el mismo canal que el menú.

A partir de hoy, queda prohibido hacer las cosas al “ahí se va”, todo en esta industria tiene una justificación.

Como siempre, les recomendamos ser estratégicos pero innovadores y creativos a la vez. Los consumidores buscan experiencias diferenciadas y restauranteros que los entiendan. Ya tienes nuestros datos, así que ¡a darle que es mole de olla!

Por: Los Meros Meros.