La madera es acogedora, el terciopelo: seductor. El acero inoxidable es fresco y un sillón de piel: elegante. De la serie “Rol de los sentidos en un restaurante”, Mero Mole presenta: el tacto. Imaginemos un restaurante de mariscos donde la higiene es una de las características principales a presumir en la experiencia. ¿Qué se tendría que sentir en el espacio para que, sin decir nada con palabras, la gente entendiera que está en buenas manos? Exacto. No es tarea fácil. La relación con un comensal en un restaurante es íntima y de suma confianza. Literalmente “yo, comensal, me meto a la boca la comida que tú me das, restaurante”.

En nuestra metodología consideramos que existen dos maneras de interpretar el tacto: el físico y el feeling”. Para hacer más clara la diferencia, aquí les van los puntos más importantes de cada uno.

Top tips del tacto físico:

  1. Anti-pegajoso: desde el piso, las mesas, los baños. Nada puede estar pegajoso.
  1. Mobiliario madreador: evita las mesas con las que te golpeas en las rodillas o las sillas en las que te quedas pegado si llevas shorts o falda.
  1. ¡Qué pesado!: entre más cariñoso es el restaurante, más pesados tienen que ser los materiales con los que entra en contacto el cliente (cubiertos, platos…).tacto
  1. ¡Menú, oh sí!: el más tocado del restaurante, siempre limpio y en buen estado porque es la herramienta de ventas más leal. ¿Confiarías en un restaurante con una carta rota llena de salsa?
  1. El poliéster: no te vayas con la finta del poliéster en manteles y servilletas. Si no absorbe y no se siente rico: es un error.
  1. Texturas de la comida: desde una buen crunch en una mordida, hasta una mantequilla tibia lista para untarse en un pan caliente.

¿Qué feeling te daría la marisquería que mencionamos en un principio si la pared tuviera mosaicos blancos y barras de acero inoxidable, además de ventiladores y paredes lisas? Sí. De limpieza y frescura.

Top tips del tacto “feeling”:

  1. Define la vibra que quieras transmitir: nada pasa porque sí.
  1. Promueve la comunidad: diseña el área de bar y lounge estratégicamente para generar atmósfera, en estos lugares es común que la gente interactúe entre sí.
  1. Cuadradas, redondas, chicas y/o grandes: los diferentes estilos de mesas definen los sentimientos de las personas en el espacio.
  1. La actitud: tu staff : tiene que conocer a la perfección la ocasión de consumo a la que se enfrenta con el objetivo de transmitir los sentimientos y sensaciones correctas.

Ahí les va una tarea:

Fíjense en un restaurante y contesten estas preguntas: ¿cómo se sienten las sillas?: ¿están cómodas?, ¿y las servilletas?: ¿absorben?, ¿la textura y temperatura de los platillos son correctos?, ¿qué hace que quiera irme o quedarme?, sólo de sentir el menú sin abrirlo: ¿es un restaurante cariñoso o barato?

Para dominar el arte de la generación de experiencias a través de los sentidos, se tiene que ser un maestro, sin duda, del más engañoso de todos: el tacto; porque no se ve: pero se siente, y si “algo se siente mal: no vuelvo”.

Por: Los Meros Meros.