La industria restaurantera va que vuela en nuestro país, el consumidor nos pide a gritos que los empapemos con experiencias frescas las cuales puedan recordar durante su vida y en este tema, Los Cabos se pintan solos.

Chistoso, porque cuando yo pensaba en Los Cabos me imaginaba playa y diversión gringo style. Pero, ¡sorpresa! jamás pensé encontrar una oferta de alimentos y bebidas tan original, fresca y sofisticada.

Y para ahorrarles un montón de texto, aquí les van los tres lugares que más me llamaron la atención arquitectónica e interiormente hablando.

Empiezo por mi favorito: Flora’s Field Kitchen. Este oasis de comida orgánica se encuentra escondido entre montañas arenosas de San José del Cabo y cuenta con una arquitectura como de pueblo mágico. Desde que entras al lugar sabes que vas a deleitarte con lo más fresco y natural de los productos que cultivan ahí.finalfloraflroa

Y es que los huertos y árboles armonizan todo el lugar dándole ese toque tan buscado que es la originalidad. Haciendo hincapié en la arquitectura, Flora’s es ideal para sentirse en casa o al menos no muy lejos de ella. Sus muros de tabique, las cocinas abiertas, la iluminación tenue, su look sencillo y los jardines hacen de este espacio el ideal para quedarse a vivir largas sobremesas.

Le seguimos con el hotel Mar Adentro, también ubicado en San José. Desde que vas en la carretera se ve a la distancia esta estructura completamente blanca sin logotipos, que genera un sentimiento de misterio y curiosamente de atracción.hotel

Siempre me ha gustado mucho el blanco interrumpido por detalles de color y este hotel es justo eso. No sólo el exterior es blanco sino también el interior pero ojo, no se lo imaginen aburrido, al caer la noche, el juego de luces y cuerpos de agua hacen de este hotel un lugar único en su clase.

Si de diseño se trata, el pool bar de Mar Adentro tiene una forma parecida a un nido de pájaros invertido, ubicado frente a la alberca y entre los edificios donde se encuentran las habitaciones. Por si no se lo imaginan, chequen esta foto:

Y cerramos con la cereza del pastel, El Farallón del hotel The Resort at Pedregal en Cabo San Lucas.

Este lugar se lleva una ovación de pie, ya que es original desde la entrada en coche hasta llegar al Farallón, un restaurante de lujo pero rústico en medio de un acantilado. Nada se compara con la sensación de llegar a ese lugar a cenar.faralos

El contacto con la naturaleza le da a cualquier espacio un ambiente especial y, en este caso, el mar y el acantilado son los invitados de honor. Estar parado frente al mar en la noche escuchando cómo rompen las olas en la base del acantilado le da un toque único.

Sin duda regresaría a dar una vuelta de Cabo a Cabo y recomiendo a todos los cool-hunters y trend-seekers que nos leen, así como restauranteros y desarrolladores, que se den una vuelta a conocer un destino muy distinto de nuestro país con una oferta de valor atrevida e innovadora.

Por: Lourdes Brauer, la más Salsa en Interiorismo.